ieee.es

Buscar en este sitio web
  • Inicio IEEE
  • Temas
  • 5 Energía
  • La exportación energética de Rusia a China. Un acercamiento estratégico y sus efectos para China, Europa y Rusia (DIEEEO54-2015)

Publicación

28/05/2015

La exportación energética de Rusia a China. Un acercamiento estratégico y sus efectos para China, Europa y Rusia (DIEEEO54-2015)

El cambio en el escenario mundial y la creciente interdependencia económica del siglo XXI crean la necesidad de potenciar la seguridad energética nacional. Las sanciones occidentales y la prolongada crisis económica obligan al sector energético de negocios ruso a buscar nuevas oportunidades en Asia. Su enfoque principal se centra en China – una de las mayores economías del mundo y vecino cercano de Rusia.
El comercio entre ambos países tiene muchos años de historia y se basa en los intereses geopolíticos y necesidades económicas comunes, pero a nivel energético es volátil y cambiante según el escenario internacional. Ahora, ambos estados han optado por diversificar su comercio de petróleo y gas y firmar varios acuerdos en el sector.
Esos acuerdos pueden afectar a Rusia, la UE y China. Por un lado, Rusia encuentra en China un gran mercado para su materia prima y hace de contrapeso al de Europa. La venta de gas y petróleo al mercado asiático le permitirá mejorar la infraestructura y crear puestos de trabajo aunque los beneficios reales dependerán del precio de petróleo y la situación general de la economía mundial. Al mismo tiempo, su economía tiene riesgo perder las inversiones occidentales y llegar a depender de China de igual modo que ahora depende de Europa en el sector energético.
Si Rusia y Occidente continúan en su alejamiento, China puede ocupar el lugar de Europa en las exportaciones de energía rusa. Para Europa esta situación no es una buena noticia ya que seguirá necesitando el gas ruso y estará obligada a aceptar unas condiciones más favorables a Rusia.
China sandrá beneficiada e de esos acuerdos ya que le permitirán diversificar sus fuentes de energía, mejorar medio ambiente y satisfacer su necesidad creciente en petróleo y gas, especialmente si los precios de petróleo siguen bajando. Adicionalmente, Rusia se convierte en un socio estable en la escena internacional con la posibilidad de crear una alianza militar en el futuro. El único riesgo para el gobierno de Pekín reside en que si se decideenfocarse únicamente en la energía rusa, podría existir una mayor influencia de Rusia en la política de China.

Documento elaborado por Jekaterina Grigorjeva.
 

© Copyright 2010 Instituto Español de Estudios Estratégicos